Cuando un niño se chupa el dedo podemos decir que es una actividad normal que se presenta con mayor frecuencia alrededor de los 2 años de edad. Ciertamente para un bebé el chuparse el dedo puede ser una actividad que le brinde bastante placer y calma, y no debería preocuparnos demasiado ya que eventualmente lo va a dejar.

Pero..¿y qué pasa si no lo deja?

Se estima que la mayoría de los niños que se chupan el dedo dejan de hacerlo entre los 3 y 4 años por si sólos. El hábito de chuparse el dedo es más común de lo que creemos, y la mayoría de las personas consideran que este comportamiento no tiene impactos negativos en la salud del niño. Incluso en ocasiones pueden llegar a decir: “dejalo que se chupe el dedo ya es parte de su vida”, “ay que lindo se ve el niño chupandose el dedo”, “solito lo va a dejar”, entre otras frases.

Es debido a situaciones de desconocimiento de las posibles consecuencias de este hábito, que en ocasiones no se presta la suficiente atención, permitiendo que se presenten afectaciones mayores como malformaciones dentales, infecciones gastrointestinales, entre otras cosas.

Pero entonces ¿Chuparse el dedo es problema o no?

El hábito de chuparse el dedo se convierte en problema cuando éste empieza a intensificarse tanto en frecuencia como en fuerza al momento de succionar el dedo, afectando el paladar, los dientes, las encias e incluso los musculos de su rostro.

Malformaciones Dentales

Multiples estudios mencionan que un porcentaje significativo (+50%) de niños que se chupan el dedo, dejan de hacerlo por sí solos antes de los 3 años. Sin embargo, cuando el hábito se prolonga después de esta etapa, los riesgos de afectaciones se incrementan al entrar al proceso de muda de dientes a sus dientes permanentes.

Para ofrecer a la comunidad de padres que tienen este problema y preocupación de que su hijo se chupa el dedo, invitamos a una especialista para que colaborara con nosotros, con la intención de poder brindar información respaldada por especialistas sobre las distintas afectaciones que se pueden presentar cuando los niños se chupan los dedos.

Dra. Ingrid Castañon
Cirujano Dentista
Cédula Prof: 10727258

La cirujano dentista Ingrid Castañon, especialista en manejo clínico es egresada de la Escuela Militar de Graduados de Sanidad y nos comenta un poco acerca de estas afectaciones.

El hábito de succión digital o mayormente conocido como “chuparse el dedo”, consiste en introducir el dedo o dedos profundamente dentro de la boca, tocando el paladar con los dientes anteriores (dientes frontales y colmillos).

¿Por qué chuparse el dedo se considera un mal hábito?

Ciertamente el chuparse el dedo es considerado un mal hábito oral, porque puede interferir con el patrón regular de crecimiento facial constituyendo una causa para el mal desarrollo de los huesos maxilares,  modificando su dirección de crecimiento, suelen ser la principal causa de anomalías dentomaxilares (ADM), que son transformaciones óseas y dentales por una interferencia durante su desarrollo, afectando la estética y funcionalidad del aparato masticatorio, por la falta de armonía entre los maxilares y/o entre los maxilares y dientes.1

¿Qué pasa si el hábito de chuparse el dedo sigue con los años?

Cuando el hábito persiste mas allá de los 3 años podemos observar la presencia de anomalías dentomaxilares. Estos cambios dentoalveolares están asociados con la cronicidad y prolongación del hábito. El riesgo de una alteración incrementa con la prolongación del hábito, por ello en algunos casos dicha alteración se corrige cuando éste desaparece.

La Asociación Dental Americana (ADA) establece que: ….”los niños deben dejar el hábito de succión digital a tiempo, antes de que los dientes permanentes anteriores erupcionen”. También considera que el niño puede succionar el pulgar hasta que tenga 4 años sin dañar la posición dental; por lo que para prevenir anomalías recomiendan su cese a partir de los 3 años.

Afectaciones más comunes a causa de chuparse el dedo

Las malformaciones dentales mas frecuentes que se presentan por persistencia del hábito de succión digital (chuparse el dedo) son:

  • Sobremordida horizontal
  • Mordida cruzada posterior
  • Mordida abierta
  • Paladar profundo
Paladar profundo
Mordida abierta

La Dra. Castañon comenta que una de las acciones críticas para el éxito de las intervenciones correctivas, es definitivamente el deshacerse del hábito que generó el problema para poder proceder con acciones correctivas.

La Dra. Castañon realizó pruebas con nuestros tratamientos TGuard para pulgar AeroThumb y para cualquier otro par de dedos FingerGuard en un grupo de niños de diversas edades y distintas afectaciones a causa de chuparse el dedo, obteniendo resultados satisfactorios en la eliminación del hábito. Esto como parte de una búsqueda de alternativas menos invasivas y más cómoda para que los niños puedan dejar este mal hábito.

FingerGuard

fingerguard

Tratamiento para niños que se chupan cualquier dedo distinto del pulgar.

AeroThumb

TGuard_Aerothumb

Tratamiento para niños que se chupan el pulgar.

Recomendaciones

Haciendo referencia a todo lo anterior, es muy importante que si su hijo tiene más de 3 años y contínua chupándose el dedo, evite mayores problemas y acuda con un especialista para que valoren su condición y puedan atenderlo de la manera más adecuada. Las afectaciones no son sólo cuestiones estéticas o de burlas por parte de otros niños, sino que alteras las condiciones normales de su estructura dental.

Vale la pena mencionar que los tratamiento de TGuard México no sustituyen en ningún momento la intervención de un especialista, sino que funcionan como una solución sin dolor y más comoda para la eliminación del hábito de chuparse el dedo para evitar mayores afectaciones y en su caso, para su correcto tratamiento.

Contacto

Si te encuentras en la Cd. de México y tu hijo ya tiene afectaciones por chuparse el dedo, te recomendamos acudas con un especialista. Te dejamos los datos de nuestra colaboradora en caso de tu hijo requiera una valoración y tratamiento correctivo.

Cirujano Dentista. Ingrid Castañon Montero

Especialidad y Residencia en la Escuela Militar de Graduados de Sanidad.
Diplomado en Ortopedia Maxilar con especialidad en manejo clínico.
Adscrita del servicio dental en Banjercito.
Docente en la Escuela Militar de Odontología.

Práctica Privada. Clínica de Especialidades Odontológicas: Dental Unike. Av. Canal de Miramontes 2027. Educación. Coyoacán. CDMX.

Citas: 55 1939-4033

Referencias

  • Muller R., Piñeiro S. Malos hábitos orales: Rehabilitación Neuromuscular y Crecimiento Facial. Rev. Med. Clin. Condes 2014; 25(2) 380-338.
  • Greenleaf S., Mink J.  A restrospective study of the use of the Bluegrass appliance in the cessation of thumb habits. Asociación dental mexicana. Dentistas pediátricos-25:6, 2003.
  • Restrepo C. Tratamiento de succión digital en niños. Revista CES Odontología Vol. 22 – No. 2. 2009.
  • Moreno B., Mendoza J,. Torre H., Sánchez R.I. opción terapéutica natural para el miedo y la ansiedad en Odontopediatría. Odontopediatría actual. Año 5. Numero 14. Grupo editorial. Febrero 2016. ISSN 2007-509X
  • Salamanca R., Murrieta J. Frecuencia de alteraciones en la oclusión en dentición primaria y su asociación con algunos hábitos bucales parafuncionales en un jardín de niños del estado de México. Revista Científica Odontológica. Vol.11 No. 2. 2015
  • Nieto P., Acosta J., Meneses A. Determinación de la profundidad del paladar en niños con respiración bucal 6-8 años de edad. Rev. Estomatológica Herediana 2005;15(1): 50-53.
Categories: Acerca del hábito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *